Portada del sitio > Publicaciones > Patricia, un llamado de libertad

Patricia, un llamado de libertad

Por Enrique Antileo

Lunes 21 de enero de 2008, por Administrador

Patricia Troncoso viene desde el 10 de octubre llevando adelante un dolorosa pero digna movilización, utilizando su cuerpo como frente de lucha. Empezó junto a cuatro hermanos una huelga de hambre, que algunos por un marcado desgaste físico no pudieron continuar, entregando todo su apoyo a la Chepa- como la llamamos de cariño- que decidió seguir adelante. El ayuno se ha prolongado hasta el día de hoy, cumpliendo con más de ciento cuatro días sin ingerir alimentos.

Las demandas de Patricia son las demandas de todo un pueblo, son exigencias justas, cargadas de humanidad: la libertad de todos los presos políticos mapuche y la desmilitarización de las comunidades mapuche movilizadas. Son reivindicaciones que apuntan al Estado, principal responsable de las atrocidades y atropellos cometidos contra la nación mapuche, a ese Estado que defiende al empresariado y encarcela a los luchadores sociales de nuestro pueblo; a ese Estado que ha sido condenado por múltiples organismos de derechos humanos a nivel internacional por los abusos cometidos año a año.

El gobierno de Michelle Bachelet ha hecho oídos sordos a las demandas de Patricia, ni siquiera ha tomado en cuenta las reivindicaciones que tienen que ver con beneficios carcelarios y ya afloran las certeras comparaciones con Margaret Thatcher, principal responsable política de la muerte del republicano irlandés Bobby Sands en 1981. Tan vil, grosera y descarnada ha sido la reacción del Gobierno que Patricia, con su cuerpo débil, ha sido víctima de constantes malos tratos, de sujeción obligada al catre de la cama del hospital, de intentos de alimentación forzosa, de limitación de las visitas.

Muchas organizaciones en todo este país y en el extranjero se han movilizado acompañando las demandas de la Chepa, queriendo que se mantenga con vida. Muchos han levantado su voz contra este gobierno que se vanagloria del Estado de derecho, aplicado sólo a los ricos, y esconde el Estado de Sitio aplicado al mapuche. El descontento es generalizado ante los políticos ciegos que otrora supuestamente defendieron los derechos humanos, pero que hoy ni siquiera tienen memoria para recordarlo. Es dolor e impotencia lo que sentimos muchos hoy ante los asesinos encubiertos.

El llamado de Patricia es a acompañarla en este duro camino, acompañarla en sus decisiones. El grito de Patricia es del corazón, del alma. El llamado de Patricia es por el fin de las leyes dictatoriales que se aplican en plena “democracia”; por la libertad de un pueblo; de sus luchadores que han sido injustamente encarcelados por defender nuestros derechos políticos y territoriales.

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

  • Enlace hipertexto

    (Si tu mensaje se refiere a un artículo publicado en Internet, o a una página que contiene más informaciones, indica a continuación el título de la página y su dirección URL.)